LOADING

Define Mobile Menu

En el viaje de casa al colegio una v� muchas cosas. Personas vestidas extravagantemente, parejas peleando, nenes llorando y sus madres ret�ndolos. Luego de tantos a�os viajando en micro, me volv� muy observadora, teniendo la extra�a habilidad de notar cosas que la mayor�a no nota. El no hablar mucho con los dem�s pasajeros tambi�n ayuda a que mi habilidad se fortalezca. Solo suelo charlar con dos viejas conocidas y saludar a quienes me saludan.

Este d�a hab�a comenzado normal, desayun�, salud� a mam� y me dirig� a la vereda a esperar el micro llegar. Sub� y salude al conductor. Me siento y miro por la ventana. Al rato, mi vieja amiga Ail�n sube al colectivo y se sienta a mi lado, comenzamos a charlar del examen que tendr�amos en la primera hora. Sacamos nuestros apuntes y juntas, repasamos un poco.

Al llegar a unas cuadras del colegio, veo un auto y un cami�n dirigirse hacia donde nosotros nos encontrabamos, sin detenerse en absoluto. Trat� de bajarme del micro, para irme caminando, viendo venir el peligro. Sent�a los nervios y la adrenalina correr por mi interior. Esper� y esper�, hasta que lo siento.

El impacto sucedi�, y lentamente pierdo el conocimiento.

Despierto de golpe, para verme ilesa, al igual que los dem�s arriba del micro. Observ� que todos estaban dormidos, y asusatada, despierto a Ail�n, sacudiendola. Ella hab�a sentido lo mismo que yo, y sin prestar atenci�n al resto, bajamos del colectivo, dirigiendonos al colegio.

Cuando llegamos a la cuadra siguiente, descubrimos que estaba cortada. Al acercarme para ver si los peatones pod�an pasar, siento una brisa fr�a; me doy vuelta y Ail�n hab�a desaparecido como reguero de p�lvora. ��Como pudo dejarme sola ac�?!

Sigo mi camino y encuentro una bibicleta cerca de un kiosco. Le pregunto al hombre que atend�a si alguien la habia dejado all�, porque yo necesitaba llegar a la escuela; �l me respondi� que hace d�as que estaba ahi y nadie ven�a por ella. La agarr� y pude llegar. Veo al micro estacionado afuera de la escuela y suspiro, a�n despues de tantos a�os, el conduncor tiene sus a�os y sigue olvid�ndose de m�. Oigo el barullo de los alumnos adentro y le pido al portero que me habra el port�n. �l me sonr�e y me abre la puerta. Yo sigo mi camino, pero cuando entro no veo a nadie.

Me sorprendi�, ya que hab�a podido escuchar a todos los alumnos hacer ruido, mucho ruido. Sin embargo, no ve�a a nadie en el sal�n de actos. Sospechando que algo malo estubiera pasando, subo las escaleras y asomo la cabeza por la ventanita de la sala de profesores. Nada.

Me asomo para ver si hab�a alg�n preceptor. Nadie.

Ya asustada, bajo las escaleras y salgo al patio, esperando encontrar alguna hermana all� afuera. No se ve�a nada. Corro hasta la capilla y entro; no hab�a nadie all�. Entro a la casa de las hermanas y me fijo si habia alguien. Nadie se encontraba all� tampoco.

Salgo al patio de la capilla y tiro la mochila al suelo. Pod�a escuchar claramente las familiares voces de mis compa�eros en el sal�n de actos, asi que sali corriendo y entr� de un golpe por la puerta trasera. �Acaso alguien me estaba jugando una broma? Pues entonces no era muy divertida.

Me siento en las escaleras del esenario y me sostengo la cabeza con las manos. �Que estaba ocurriendo conmigo? Me levanto y me dirijo al centro del esenario, no se porqu�. Las voces de los alumnos me rodeaban; eran miles y miles de voces que me estaban volviendo loca. Me agarro la cabeza y caigo de rodillas, gritando.

�Que sucede? Me despierto sobresaltada para encontrame acostada y viendo un lugar blanco y verde. Giro mi cabeza hacia el costado y veo a mi mam� sentada en una silla, dormida. Cuando quiero hablarle, no puedo formar palabra alguna. Miro mi brazo y veo un suero conectado a �l. Descubro que llevaba puesto un respirador en la nariz, como el de las peliculas.

�Que hab�a pasado realmente?